Ir arriba
Dr. Javit Kuri Guinto - Cirujano Gastroenterólogo / Hospital de Especialidades Santa Lucía . Vasco Núñez de Balboa 1003 Consultorios 103 y 105, Fracc. Hornos / Acapulco, Gro. / Tel. (744) 486 6141 / Urgencias Cel. 744 174 6124
Apéndice
Tratamiento Médico:
Las   dolencias   más   comunes   del   apéndice    es   la   apendicitis   (inflamación   del   apéndice),   y   por   el   desvío   de   algún   alimento (que puede derivar la peritonitis), y el tumor carcinoide. La   apendicitis   es   una   condición   caracterizada   por   la   inflamación   del   apéndice.   El   dolor   suele   empezar   en   el   centro   del abdomen,   correspondiendo   al   desarrollo   del   apéndice   como   parte   del   intestino   medio   embrionario.   Suele   ser   un   dolor   sordo, visceral   y   pobremente   localizado.   La   operación   para   extirpar   el   apéndice   es   la   apendicectomía.   Sin   tratamiento,   puede desembocar en peritonitis, seguida por shock, y si aún sigue sin tratarse, la muerte. El   dolor   del   apéndice   irritado   se   localiza   en   el   denominado   punto   apendicular   de   McBurney.   El   punto   doloroso   apendicular   se encuentra    a    unos    1/3    del    recorrido    diagonal    desde    el    ombligo    hasta    la    espina    ilíaca    anterosuperior    derecha, aproximadamente   en   el   lugar   donde   el   apéndice   se   implanta   con   el   ciego.   El   signo   clínico   más   representativo   en   el diagnóstico   de   apendicitis   aguda   se   logra   presionando   con   la   mano   sobre   el   punto   de   Mc   Burney,   (ya   descrito)   y   soltando ligeramente   la   mano.   Esta   maniobra   desencadena   un   dolor   fuerte   muy   característico   de   esta   patología,   (80%   como   factor predictivo). La   apendicitis   puede   ocurrir   a   cualquier   edad,   aunque   la   incidencia   máxima   de   la   apendicitis   aguda   se   presenta   con   mayor frecuencia   en   las   personas   entre   20   y   30   años.   En   este   grupo   de   edad,   exceptuando   las   hernias   estranguladas,   es   la   causa más   frecuente   de   dolor   abdominal   intenso,   súbito   y   de   cirugía   abdominal   de   urgencias   en   muchos   países.   Es   también   una causa   importante   de   cirugías   pediátricas,   ya   que   es   frecuente   en   preescolares   y   escolares.   También   existe   un   factor genético. Una   vez   diagnosticada   la   apendicitis   aguda,   el   paciente   debe   recibir   tratamiento   médico   y   quirúrgico.   El   manejo   médico   se hace   con   hidratación   del   paciente;   aplicación   de   antibióticos   adecuados—como:   La   ampicilina   -sulbactam;   clindamicina   o metronidazol   más   aminoglicósido   (amikacina   o   gentamicina);   la   cefuroximamás   metronidazol—y   analgésicos.   La   cirugía   se conoce   con   el   nombre   de   apendicectomía   y   consiste   en   hacer   una   incisión   en   la   fosa   ilíaca   derecha   o   laparotomía   según   la gravedad   del   paciente   y   extirpar   el   apéndice   afectado,   así   mismo   drenar   el   líquido   infectado,   y   lavar   la   cavidad   con   solución salina.   No   se   ha   demostrado   que   la   irrigación   de   la   cavidad   abdominal   con   antibióticos   sea   ventajosa   durante   o   después   de la   apendicectomía.   En   casos   de   perforación   de   debe   realizar   lavado   de   cavidad   con   solución   salina   y   antibióticos   por   4-5 días.   Si   hay   peritonitis   generalizada   puede   requerirse   dejar   el   abdomen   abierto   para   un   lavado   posterior,   y   cierre   de   la cavidad.   En   caso   de   muñón   difícil,   que   sea   muy   friable,   puede   requerirse   dejar   un   dren(simple   de   Penrose   o   de   Sump)   No se acostumbra la colocación de drenajes durante la operación. Si    la    apendicitis    no    se    atiende    a    tiempo    puede    perforarse    el    apéndice    lo    cual    podría    desarrollar    en    peritonitis,    un padecimiento   que   exige   más   cuidados   que   la   apendicitis   y   que   es   muy   grave.   A   su   vez,   la   peritonititis   puede   llevar   a   la muerte   del   paciente   por   una   complicación   llamada   septicemia,   por   lo   que   es   importante   llamar   al   médico   en   cuanto   se presente   cualquier   tipo   de   dolor   abdominal   agudo   (súbito)   que   dure   más   de   6   horas   (un   indicativo   probable   de   apendicitis). Cuanto   más   temprano   sea   el   diagnóstico,   mayores   serán   las   probabilidades   de   recibir   una   atención   médica   adecuada,   un mejor pronóstico, menores molestias y un periodo de convalecencia más corto. La   mayoría   de   los   pacientes   con   apendicitis   se   recuperan   con   facilidad   después   del   tratamiento   quirúrgico,   sin   embargo, pueden   ocurrir   complicaciones   si   se   demora   el   tratamiento.   La   recuperación   depende   de   la   edad   y   condición   de   salud   del paciente   y   otras   circunstancias,   como   las   complicaciones   y   el   consumo   de   licor,   entre   otras.   Por   lo   general   la   recuperación después   de   una   apendectomía   tarda   entre   10   y   28   días   y   en   niños   alrededor   de   los   10   años,   puede   tardar   hasta   tres semanas. La   posibilidad   de   una   peritonitis   pone   en   peligro   la   vida   del   paciente,   por   ello   la   conducta   frente   a   una   apendicitis   es   la   de una   evaluación   rápida   y   un   tratamiento   sin   demoras.   La   apendicitis   clásica   responde   rápidamente   a   una   apendectomía, aunque    en    algunas    ocasiones    se    resuelve    espontáneamente.    Aún    permanece    en    debate    si    hay    ventajas    en    una apendectomía   electiva   en   estos   pacientes   para   prevenir   un   episodio   recurrente.   La   apendicitis   atípica,   es   decir,   aquella asociada   a   un   apéndice   supurativo   o   purulento,   es   más   difícil   de   diagnosticar   y   es   la   que   con   más   frecuencia   causa complicaciones, aún si la operación quirúrgica ocurre con rapidez.
Apéndice
Las    dolencias    más    comunes    del    apéndice     es    la apendicitis   (inflamación   del   apéndice),   y   por   el   desvío de   algún   alimento   (que   puede   derivar   la   peritonitis),   y   el tumor carcinoide. La   apendicitis   es   una   condición   caracterizada   por   la inflamación   del   apéndice.   El   dolor   suele   empezar   en   el centro   del   abdomen,   correspondiendo   al   desarrollo   del apéndice   como   parte   del   intestino   medio   embrionario. Suele    ser    un    dolor    sordo,    visceral    y    pobremente localizado.   La   operación   para   extirpar   el   apéndice   es   la apendicectomía.    Sin    tratamiento,    puede    desembocar en   peritonitis,   seguida   por   shock,   y   si   aún   sigue   sin tratarse, la muerte. El     dolor     del     apéndice     irritado     se     localiza     en     el denominado   punto   apendicular   de   McBurney.   El   punto doloroso    apendicular    se    encuentra    a    unos    1/3    del recorrido    diagonal    desde    el    ombligo    hasta    la    espina ilíaca   anterosuperior   derecha,   aproximadamente   en   el lugar   donde   el   apéndice   se   implanta   con   el   ciego.   El signo   clínico   más   representativo   en   el   diagnóstico   de apendicitis   aguda   se   logra   presionando   con   la   mano sobre   el   punto   de   Mc   Burney,   (ya   descrito)   y   soltando ligeramente   la   mano.   Esta   maniobra   desencadena   un dolor   fuerte   muy   característico   de   esta   patología,   (80% como factor predictivo). La   apendicitis   puede   ocurrir   a   cualquier   edad,   aunque la    incidencia    máxima    de    la    apendicitis    aguda    se presenta   con   mayor   frecuencia   en   las   personas   entre 20   y   30   años.   En   este   grupo   de   edad,   exceptuando   las hernias   estranguladas,   es   la   causa   más   frecuente   de dolor   abdominal   intenso,   súbito   y   de   cirugía   abdominal de   urgencias   en   muchos   países.   Es   también   una   causa importante   de   cirugías   pediátricas,   ya   que   es   frecuente en   preescolares   y   escolares.   También   existe   un   factor genético. Una   vez   diagnosticada   la   apendicitis   aguda,   el   paciente debe   recibir   tratamiento   médico   y   quirúrgico.   El   manejo médico   se   hace   con   hidratación   del   paciente;   aplicación de     antibióticos     adecuados—como:     La     ampicilina     - sulbactam;       clindamicina       o       metronidazol       más aminoglicósido       (amikacina       o       gentamicina);       la cefuroximamás   metronidazol—y   analgésicos.   La   cirugía se   conoce   con   el   nombre   de   apendicectomía   y   consiste en    hacer    una    incisión    en    la    fosa    ilíaca    derecha    o laparotomía   según   la   gravedad   del   paciente   y   extirpar el    apéndice    afectado,    así    mismo    drenar    el    líquido infectado,   y   lavar   la   cavidad   con   solución   salina.   No   se ha     demostrado     que     la     irrigación     de     la     cavidad abdominal    con    antibióticos    sea    ventajosa    durante    o después      de      la      apendicectomía.      En      casos      de perforación    de    debe    realizar    lavado    de    cavidad    con solución    salina    y    antibióticos    por    4-5    días.    Si    hay peritonitis     generalizada     puede     requerirse     dejar     el abdomen   abierto   para   un   lavado   posterior,   y   cierre   de   la cavidad.   En   caso   de   muñón   difícil,   que   sea   muy   friable, puede   requerirse   dejar   un   dren(simple   de   Penrose   o   de Sump)   No   se   acostumbra   la   colocación   de   drenajes durante la operación. Si    la    apendicitis    no    se    atiende    a    tiempo    puede perforarse    el    apéndice    lo    cual    podría    desarrollar    en peritonitis,   un   padecimiento   que   exige   más   cuidados que   la   apendicitis   y   que   es   muy   grave.   A   su   vez,   la peritonititis   puede   llevar   a   la   muerte   del   paciente   por una   complicación   llamada   septicemia,   por   lo   que   es importante    llamar    al    médico    en    cuanto    se    presente cualquier   tipo   de   dolor   abdominal   agudo   (súbito)   que dure    más    de    6    horas    (un    indicativo    probable    de apendicitis).   Cuanto   más   temprano   sea   el   diagnóstico, mayores     serán     las     probabilidades     de     recibir     una atención     médica     adecuada,     un     mejor     pronóstico, menores   molestias   y   un   periodo   de   convalecencia   más corto. La     mayoría     de     los     pacientes     con     apendicitis     se recuperan     con     facilidad     después     del     tratamiento quirúrgico,   sin   embargo,   pueden   ocurrir   complicaciones si   se   demora   el   tratamiento.   La   recuperación   depende de   la   edad   y   condición   de   salud   del   paciente   y   otras circunstancias,   como   las   complicaciones   y   el   consumo de    licor,    entre    otras.    Por    lo    general    la    recuperación después   de   una   apendectomía   tarda   entre   10   y   28   días y   en   niños   alrededor   de   los   10   años,   puede   tardar   hasta tres semanas. La   posibilidad   de   una   peritonitis   pone   en   peligro   la   vida del     paciente,     por     ello     la     conducta     frente     a     una apendicitis    es    la    de    una    evaluación    rápida    y    un tratamiento     sin     demoras.     La     apendicitis     clásica responde   rápidamente   a   una   apendectomía,   aunque   en algunas   ocasiones   se   resuelve   espontáneamente.   Aún permanece     en     debate     si     hay     ventajas     en     una apendectomía   electiva   en   estos   pacientes   para   prevenir un   episodio   recurrente.   La   apendicitis   atípica,   es   decir, aquella   asociada   a   un   apéndice   supurativo   o   purulento, es    más    difícil    de    diagnosticar    y    es    la    que    con    más frecuencia   causa   complicaciones,   aún   si   la   operación quirúrgica ocurre con rapidez.
Ir arriba
Dr. Javit Kuri Guinto - Cirujano Gastroenterólogo Hospital de Especialidades Santa Lucía Vasco Núñez de Balboa 1003 Consultorios 103 y 105, Fracc. Hornos / Acapulco, Gro. / Tel. (744) 486 6141 / Urgencias Cel. 744 174 6124
Apéndice
Tratamiento Médico:
Las   dolencias   más   comunes   del   apéndice    es   la   apendicitis   (inflamación   del   apéndice),   y por el desvío de algún alimento (que puede derivar la peritonitis), y el tumor carcinoide. La   apendicitis   es   una   condición   caracterizada   por   la   inflamación   del   apéndice.   El   dolor suele   empezar   en   el   centro   del   abdomen,   correspondiendo   al   desarrollo   del   apéndice como    parte    del    intestino    medio    embrionario.    Suele    ser    un    dolor    sordo,    visceral    y pobremente   localizado.   La   operación   para   extirpar   el   apéndice   es   la   apendicectomía.   Sin tratamiento,   puede   desembocar   en   peritonitis,   seguida   por   shock,   y   si   aún   sigue   sin tratarse, la muerte. El    dolor    del    apéndice    irritado    se    localiza    en    el    denominado    punto    apendicular    de McBurney.   El   punto   doloroso   apendicular   se   encuentra   a   unos   1/3   del   recorrido   diagonal desde   el   ombligo   hasta   la   espina   ilíaca   anterosuperior   derecha,   aproximadamente   en   el lugar   donde   el   apéndice   se   implanta   con   el   ciego.   El   signo   clínico   más   representativo   en el   diagnóstico   de   apendicitis   aguda   se   logra   presionando   con   la   mano   sobre   el   punto   de Mc   Burney,   (ya   descrito)   y   soltando   ligeramente   la   mano.   Esta   maniobra   desencadena un dolor fuerte muy característico de esta patología, (80% como factor predictivo). La    apendicitis    puede    ocurrir    a    cualquier    edad,    aunque    la    incidencia    máxima    de    la apendicitis   aguda   se   presenta   con   mayor   frecuencia   en   las   personas   entre   20   y   30   años. En    este    grupo    de    edad,    exceptuando    las    hernias    estranguladas,    es    la    causa    más frecuente   de   dolor   abdominal   intenso,   súbito   y   de   cirugía   abdominal   de   urgencias   en muchos   países.   Es   también   una   causa   importante   de   cirugías   pediátricas,   ya   que   es frecuente en preescolares y escolares. También existe un factor genético. Una   vez   diagnosticada   la   apendicitis   aguda,   el   paciente   debe   recibir   tratamiento   médico y   quirúrgico.   El   manejo   médico   se   hace   con   hidratación   del   paciente;   aplicación   de antibióticos   adecuados—como:   La   ampicilina   -sulbactam;   clindamicina   o   metronidazol más    aminoglicósido    (amikacina    o    gentamicina);    la    cefuroximamás    metronidazol—y analgésicos.   La   cirugía   se   conoce   con   el   nombre   de   apendicectomía   y   consiste   en   hacer una   incisión   en   la   fosa   ilíaca   derecha   o   laparotomía   según   la   gravedad   del   paciente   y extirpar   el   apéndice   afectado,   así   mismo   drenar   el   líquido   infectado,   y   lavar   la   cavidad con   solución   salina.   No   se   ha   demostrado   que   la   irrigación   de   la   cavidad   abdominal   con antibióticos    sea    ventajosa    durante    o    después    de    la    apendicectomía.    En    casos    de perforación   de   debe   realizar   lavado   de   cavidad   con   solución   salina   y   antibióticos   por   4-5 días.   Si   hay   peritonitis   generalizada   puede   requerirse   dejar   el   abdomen   abierto   para   un lavado   posterior,   y   cierre   de   la   cavidad.   En   caso   de   muñón   difícil,   que   sea   muy   friable, puede   requerirse   dejar   un   dren(simple   de   Penrose   o   de   Sump)   No   se   acostumbra   la colocación de drenajes durante la operación. Si   la   apendicitis   no   se   atiende   a   tiempo   puede   perforarse   el   apéndice   lo   cual   podría desarrollar   en   peritonitis,   un   padecimiento   que   exige   más   cuidados   que   la   apendicitis   y que   es   muy   grave. A   su   vez,   la   peritonititis   puede   llevar   a   la   muerte   del   paciente   por   una complicación   llamada   septicemia,   por   lo   que   es   importante   llamar   al   médico   en   cuanto se   presente   cualquier   tipo   de   dolor   abdominal   agudo   (súbito)   que   dure   más   de   6   horas (un    indicativo    probable    de    apendicitis).    Cuanto    más    temprano    sea    el    diagnóstico, mayores   serán   las   probabilidades   de   recibir   una   atención   médica   adecuada,   un   mejor pronóstico, menores molestias y un periodo de convalecencia más corto. La   mayoría   de   los   pacientes   con   apendicitis   se   recuperan   con   facilidad   después   del tratamiento   quirúrgico,   sin   embargo,   pueden   ocurrir   complicaciones   si   se   demora   el tratamiento.   La   recuperación   depende   de   la   edad   y   condición   de   salud   del   paciente   y otras   circunstancias,   como   las   complicaciones   y   el   consumo   de   licor,   entre   otras.   Por   lo general   la   recuperación   después   de   una   apendectomía   tarda   entre   10   y   28   días   y   en niños alrededor de los 10 años, puede tardar hasta tres semanas. La   posibilidad   de   una   peritonitis   pone   en   peligro   la   vida   del   paciente,   por   ello   la   conducta frente   a   una   apendicitis   es   la   de   una   evaluación   rápida   y   un   tratamiento   sin   demoras.   La apendicitis    clásica    responde    rápidamente    a    una    apendectomía,    aunque    en    algunas ocasiones   se   resuelve   espontáneamente.   Aún   permanece   en   debate   si   hay   ventajas   en una   apendectomía   electiva   en   estos   pacientes   para   prevenir   un   episodio   recurrente.   La apendicitis   atípica,   es   decir,   aquella   asociada   a   un   apéndice   supurativo   o   purulento,   es más   difícil   de   diagnosticar   y   es   la   que   con   más   frecuencia   causa   complicaciones,   aún   si la operación quirúrgica ocurre con rapidez.
Ir arriba
Dr. Javit Kuri Guinto - Cirujano Gastroenterólogo Hospital de Especialidades Santa Lucía Vasco Núñez de Balboa 1003 Consultorios 103 y 105, Fracc. Hornos / Acapulco, Gro. / Tel. (744) 486 6141 / Urgencias Cel. 744 174 6124
Dr. Javit Kuri Guinto
Gastroenterología . Cirugía General y Cirugía Laparoscópica
Hospital de Especialidades Santa Lucía . Vasco Núñez de Balboa 1003 / Cons: 103 y 105, Fracc. Hornos / Acapulco, Gro.
Cédula profesional: 1222759 / Cédula de especialidad: 3174021
Dr. Javit Kuri Guinto
Gastroenterología . Cirugía General y Cirugía Laparoscópica
Hospital de Especialidades Santa Lucía . Vasco Núñez de Balboa 1003 / Cons: 103 y 105, Fracc. Hornos / Acapulco, Gro.
Cédula profesional: 1222759 / Cédula de especialidad: 3174021
Dr. Javit Kuri Guinto
Gastroenterología . Cirugía General y Cirugía Laparoscópica
Hospital de Especialidades Santa Lucía . Vasco Núñez de Balboa 1003 / Cons: 103 y 105, Fracc. Hornos / Acapulco, Gro.
Cédula profesional: 1222759 / Cédula de especialidad: 3174021