Ir arriba
Dr. Javit Kuri Guinto - Cirujano Gastroenterólogo / Hospital de Especialidades Santa Lucía . Vasco Núñez de Balboa 1003 Consultorios 103 y 105, Fracc. Hornos / Acapulco, Gro. / Tel. (744) 486 6141 / Urgencias Cel. 744 174 6124
Hemorroides
Tratamiento Médico:
Las   hemorroides    son   várices   o   inflamaciones   de   las   venas   en   el   recto   y   el   ano.   Popularmente   también   se   les   conoce   con   el nombre   de   almorranas. Anatómicamente   son   plexos,   cojinetes   o   almohadillas   de   tejido   submucoso   donde   están   contenidas las   vénulas   y   arteriolas   superficiales   del   conducto   anal.   Normalmente   son   tres   los   cojinetes,   localizados   en   la   pared   lateral izquierda, pared lateral derecha y en posición media posterior y funcionan en el mecanismo de continencia de las heces. El   principal   síntoma   de   las   hemorroides   es   el   dolor   alrededor   del   ano   y   sangre   roja   brillante   en   las   heces,   en   el   papel higiénico   o   en   el   inodoro   (retrete).   Otras   causas   de   sangrado   anal   o   rectal   incluyen   un   cáncer   colorrectal   o   anal.   El tratamiento   suele   incluir   baños   tibios   y   cremas   locales.   Las   hemorroides   complicadas   pueden   requerir   cirugía   y   otros tratamientos. La cirugía puede ser practicada por médicos especialistas en coloproctología. Tratamiento no quirúrgico de las hemorroides: Mantener   una   buena   higiene   anal   y   evitar   rascar   o   frotar   las   hemorroides,   para   evitar   lastimarlas   y   prevenir   las infecciones. Corregir   el   estreñimiento   añadiendo   fibra   a   la   dieta:   frutas,   verduras,   pan   integral,   líquidos   abundantes   (más   de   dos litros de agua al día). Corregir las diarreas. Evitar comidas muy sazonadas, picantes y grasas, así como el consumo de alcohol. Evitar esfuerzos al defecar. Reducir el tiempo de defecación (no estar sentado en el inodoro más de 5 minutos). No utilizar papel higiénico (ni siquiera el suave); sí se puede utilizar para secar el ano después del lavado con agua. Lavar el ano con agua fría o tibia (puede ser en el bidé, o derramando agua de una jarra). Baños   de   asiento   de   15   minutos,   con   agua   tibia   (no   caliente   ni   hirviendo),   2   o   3   veces   al   día,   después   de   defecar. Puede   hacerse   en   una   palangana   o   jofaina.   No   agregar   al   agua   aromatizantes,   champú   de   ducha,   jabón,   etc.   Después de cada baño de asiento, lavar (en el bidé o con agua limpia) la piel alrededor del ano. Aplicar   hielo   (no   directamente   sobre   la   mucosa   del   ano,   sino   cubierto   con   una   tela)   durante   no   más   de   20   minutos,   2   o   3 veces   al   día.   Eso   disminuye   la   cantidad   de   sangre   en   el   área,   lo   que   produce   la   disminución   del   tamaño   de   las hemorroides. Aplicar vinagre de manzana con un algodón dos o tres veces al día. Se puede tomar meliloto. Con   estas   medidas,   el   dolor   y   la   hinchazón   de   la   mayoría   de   las   hemorroides   sintomáticas   disminuirán   en   un   plazo   de   dos   a siete días, y el bulto duro debería remitir en entre cuatro y seis semanas. Otro   tipo   de   tratamiento   no   quirúrgico   para   las   hemorroides   es   el   uso   de   fotocoagulación,   criocirugía,   radiofrecuencia   o ligadura   con   banda   elástica.   Estas   opciones   generalmente   están   consideradas   para   las   hemorroides   de   grado   II   y   algunas de grado III. Las   hemorroides   patológicas   se   dividen   en   internas,   si   se   encuentran   por   arriba   de   la   línea   pectínea   o   dentada   del   conducto anal,   y   externas   las   que   se   encuentran   distales   o   por   abajo   de   la   línea   dentada.   Las   hemorroides   internas   se   clasifican   en cuatro grados. Grado   I:   En   el   primero   de   ellos,   la   hemorroide   se   localiza   en   el   tejido   submucoso   sobre   la   línea   dentada.   Puede   defecar sangre roja viva. Se considera que es la más frecuente. Grado II: En el segundo grado, sobresalen al defecar pero se reintroducen espontáneamente, con el cese del esfuerzo. Grado III: En las de tercer grado salen al defecar, y el paciente debe reintroducirlas manualmente. Grado IV: En las del cuarto grado, las hemorroides son irreductibles y están siempre prolapsadas. Las   hemorroides   también   pueden   trombosarse.   Las   hemorroides   internas   se   originan   desde   el   plexo   hemorroidal   superior   y están   cubiertas   por   mucosa   proximal   a   la   línea   dentada.   Pueden   presentar   rectorragia,   protrusión,   quemazón,   prurito,   dolor   y descarga mucosa.
Hemorroides
Las   hemorroides    son   várices   o   inflamaciones   de   las venas   en   el   recto   y   el   ano.   Popularmente   también   se les      conoce      con      el      nombre      de      almorranas. Anatómicamente   son   plexos,   cojinetes   o   almohadillas de    tejido    submucoso    donde    están    contenidas    las vénulas    y    arteriolas    superficiales    del    conducto    anal. Normalmente   son   tres   los   cojinetes,   localizados   en   la pared    lateral    izquierda,    pared    lateral    derecha    y    en posición   media   posterior   y   funcionan   en   el   mecanismo de continencia de las heces. El    principal    síntoma    de    las    hemorroides    es    el    dolor alrededor   del   ano   y   sangre   roja   brillante   en   las   heces, en   el   papel   higiénico   o   en   el   inodoro   (retrete).   Otras causas   de   sangrado   anal   o   rectal   incluyen   un   cáncer colorrectal   o   anal.   El   tratamiento   suele   incluir   baños tibios   y   cremas   locales.   Las   hemorroides   complicadas pueden   requerir   cirugía   y   otros   tratamientos.   La   cirugía puede    ser    practicada    por    médicos    especialistas    en coloproctología. Tratamiento no quirúrgico de las hemorroides: Mantener   una   buena   higiene   anal   y   evitar   rascar   o frotar    las    hemorroides,    para    evitar    lastimarlas    y prevenir las infecciones. Corregir    el    estreñimiento    añadiendo    fibra    a    la dieta:     frutas,     verduras,     pan     integral,     líquidos abundantes (más de dos litros de agua al día). Corregir las diarreas. Evitar   comidas   muy   sazonadas,   picantes   y   grasas, así como el consumo de alcohol. Evitar esfuerzos al defecar. Reducir   el   tiempo   de   defecación   (no   estar   sentado en el inodoro más de 5 minutos). No   utilizar   papel   higiénico   (ni   siquiera   el   suave);   se   puede   utilizar   para   secar   el   ano   después   del lavado con agua. Lavar   el   ano   con   agua   fría   o   tibia   (puede   ser   en   el bidé, o derramando agua de una jarra). Baños   de   asiento   de   15   minutos,   con   agua   tibia (no    caliente    ni    hirviendo),    2    o    3    veces    al    día, después    de    defecar.    Puede    hacerse    en    una palangana     o     jofaina.     No     agregar     al     agua aromatizantes,    champú    de    ducha,    jabón,    etc. Después   de   cada   baño   de   asiento,   lavar   (en   el bidé o con agua limpia) la piel alrededor del ano. Aplicar   hielo   (no   directamente   sobre   la   mucosa   del ano,   sino   cubierto   con   una   tela)   durante   no   más   de 20   minutos,   2   o   3   veces   al   día.   Eso   disminuye   la cantidad   de   sangre   en   el   área,   lo   que   produce   la disminución del tamaño de las hemorroides. Aplicar   vinagre   de   manzana   con   un   algodón   dos   o tres veces al día. Se puede tomar meliloto. Con    estas    medidas,    el    dolor    y    la    hinchazón    de    la mayoría   de   las   hemorroides   sintomáticas   disminuirán en   un   plazo   de   dos   a   siete   días,   y   el   bulto   duro   debería remitir en entre cuatro y seis semanas. Otro     tipo     de     tratamiento     no     quirúrgico     para     las hemorroides   es   el   uso   de   fotocoagulación,   criocirugía, radiofrecuencia   o   ligadura   con   banda   elástica.   Estas opciones    generalmente    están    consideradas    para    las hemorroides de grado II y algunas de grado III. Las   hemorroides   patológicas   se   dividen   en   internas,   si se   encuentran   por   arriba   de   la   línea   pectínea   o   dentada del   conducto   anal,   y   externas   las   que   se   encuentran distales     o     por     abajo     de     la     línea     dentada.     Las hemorroides internas se clasifican en cuatro grados. Grado   I:   En   el   primero   de   ellos,   la   hemorroide   se localiza    en    el    tejido    submucoso    sobre    la    línea dentada.    Puede    defecar    sangre    roja    viva.    Se considera que es la más frecuente. Grado    II:    En    el    segundo    grado,    sobresalen    al defecar    pero    se    reintroducen    espontáneamente, con el cese del esfuerzo. Grado   III:   En   las   de   tercer   grado   salen   al   defecar, y el paciente debe reintroducirlas manualmente. Grado   IV:   En   las   del   cuarto   grado,   las   hemorroides son irreductibles y están siempre prolapsadas. Las    hemorroides    también    pueden    trombosarse.    Las hemorroides     internas     se     originan     desde     el     plexo hemorroidal    superior    y    están    cubiertas    por    mucosa proximal     a     la     línea     dentada.     Pueden     presentar rectorragia,    protrusión,    quemazón,    prurito,    dolor    y descarga mucosa.
Ir arriba
Dr. Javit Kuri Guinto - Cirujano Gastroenterólogo Hospital de Especialidades Santa Lucía Vasco Núñez de Balboa 1003 Consultorios 103 y 105, Fracc. Hornos / Acapulco, Gro. / Tel. (744) 486 6141 / Urgencias Cel. 744 174 6124
Hemorroides
Tratamiento Médico:
Las    hemorroides     son    várices    o    inflamaciones    de    las    venas    en    el    recto    y    el    ano. Popularmente   también   se   les   conoce   con   el   nombre   de   almorranas. Anatómicamente   son plexos,   cojinetes   o   almohadillas   de   tejido   submucoso   donde   están   contenidas   las   vénulas y    arteriolas    superficiales    del    conducto    anal.    Normalmente    son    tres    los    cojinetes, localizados   en   la   pared   lateral   izquierda,   pared   lateral   derecha   y   en   posición   media posterior y funcionan en el mecanismo de continencia de las heces. El   principal   síntoma   de   las   hemorroides   es   el   dolor   alrededor   del   ano   y   sangre   roja brillante   en   las   heces,   en   el   papel   higiénico   o   en   el   inodoro   (retrete).   Otras   causas   de sangrado   anal   o   rectal   incluyen   un   cáncer   colorrectal   o   anal.   El   tratamiento   suele   incluir baños   tibios   y   cremas   locales.   Las   hemorroides   complicadas   pueden   requerir   cirugía   y otros    tratamientos.    La    cirugía    puede    ser    practicada    por    médicos    especialistas    en coloproctología. Tratamiento no quirúrgico de las hemorroides: Mantener   una   buena   higiene   anal   y   evitar   rascar   o   frotar   las   hemorroides,   para   evitar lastimarlas y prevenir las infecciones. Corregir   el   estreñimiento   añadiendo   fibra   a   la   dieta:   frutas,   verduras,   pan   integral, líquidos abundantes (más de dos litros de agua al día). Corregir las diarreas. Evitar comidas muy sazonadas, picantes y grasas, así como el consumo de alcohol. Evitar esfuerzos al defecar. Reducir el tiempo de defecación (no estar sentado en el inodoro más de 5 minutos). No   utilizar   papel   higiénico   (ni   siquiera   el   suave);   sí   se   puede   utilizar   para   secar   el   ano después del lavado con agua. Lavar   el   ano   con   agua   fría   o   tibia   (puede   ser   en   el   bidé,   o   derramando   agua   de   una jarra). Baños   de   asiento   de   15   minutos,   con   agua   tibia   (no   caliente   ni   hirviendo),   2   o   3 veces   al   día,   después   de   defecar.   Puede   hacerse   en   una   palangana   o   jofaina.   No agregar   al   agua   aromatizantes,   champú   de   ducha,   jabón,   etc.   Después   de   cada baño de asiento, lavar (en el bidé o con agua limpia) la piel alrededor del ano. Aplicar   hielo   (no   directamente   sobre   la   mucosa   del   ano,   sino   cubierto   con   una   tela) durante   no   más   de   20   minutos,   2   o   3   veces   al   día.   Eso   disminuye   la   cantidad   de sangre en el área, lo que produce la disminución del tamaño de las hemorroides. Aplicar vinagre de manzana con un algodón dos o tres veces al día. Se puede tomar meliloto. Con    estas    medidas,    el    dolor    y    la    hinchazón    de    la    mayoría    de    las    hemorroides sintomáticas   disminuirán   en   un   plazo   de   dos   a   siete   días,   y   el   bulto   duro   debería   remitir en entre cuatro y seis semanas. Otro   tipo   de   tratamiento   no   quirúrgico   para   las   hemorroides   es   el   uso   de   fotocoagulación, criocirugía,   radiofrecuencia   o   ligadura   con   banda   elástica.   Estas   opciones   generalmente están consideradas para las hemorroides de grado II y algunas de grado III. Las   hemorroides   patológicas   se   dividen   en   internas,   si   se   encuentran   por   arriba   de   la línea   pectínea   o   dentada   del   conducto   anal,   y   externas   las   que   se   encuentran   distales   o por abajo de la línea dentada. Las hemorroides internas se clasifican en cuatro grados. Grado   I:   En   el   primero   de   ellos,   la   hemorroide   se   localiza   en   el   tejido   submucoso sobre   la   línea   dentada.   Puede   defecar   sangre   roja   viva.   Se   considera   que   es   la   más frecuente. Grado    II:    En    el    segundo    grado,    sobresalen    al    defecar    pero    se    reintroducen espontáneamente, con el cese del esfuerzo. Grado   III:   En   las   de   tercer   grado   salen   al   defecar,   y   el   paciente   debe   reintroducirlas manualmente. Grado   IV:   En   las   del   cuarto   grado,   las   hemorroides   son   irreductibles   y   están   siempre prolapsadas. Las   hemorroides   también   pueden   trombosarse.   Las   hemorroides   internas   se   originan desde   el   plexo   hemorroidal   superior   y   están   cubiertas   por   mucosa   proximal   a   la   línea dentada.   Pueden   presentar   rectorragia,   protrusión,   quemazón,   prurito,   dolor   y   descarga mucosa.
Ir arriba
Dr. Javit Kuri Guinto - Cirujano Gastroenterólogo Hospital de Especialidades Santa Lucía Vasco Núñez de Balboa 1003 Consultorios 103 y 105, Fracc. Hornos / Acapulco, Gro. / Tel. (744) 486 6141 / Urgencias Cel. 744 174 6124
Dr. Javit Kuri Guinto
Gastroenterología . Cirugía General y Cirugía Laparoscópica
Hospital de Especialidades Santa Lucía . Vasco Núñez de Balboa 1003 / Cons: 103 y 105, Fracc. Hornos / Acapulco, Gro.
Cédula profesional: 1222759 / Cédula de especialidad: 3174021
Dr. Javit Kuri Guinto
Gastroenterología . Cirugía General y Cirugía Laparoscópica
Hospital de Especialidades Santa Lucía . Vasco Núñez de Balboa 1003 / Cons: 103 y 105, Fracc. Hornos / Acapulco, Gro.
Cédula profesional: 1222759 / Cédula de especialidad: 3174021
Dr. Javit Kuri Guinto
Gastroenterología . Cirugía General y Cirugía Laparoscópica
Hospital de Especialidades Santa Lucía . Vasco Núñez de Balboa 1003 / Cons: 103 y 105, Fracc. Hornos / Acapulco, Gro.
Cédula profesional: 1222759 / Cédula de especialidad: 3174021