Ir arriba
Dr. Javit Kuri Guinto - Cirujano Gastroenterólogo / Hospital de Especialidades Santa Lucía . Vasco Núñez de Balboa 1003 Consultorios 103 y 105, Fracc. Hornos / Acapulco, Gro. / Tel. (744) 486 6141 / Urgencias Cel. 744 174 6124
Reflujo Esofágico
Tratamiento Médico:
La   palabra   reflujo   significa   ir   en   contra   de   un   flujo,   en   este   caso,   del   flujo   normal   de   los   alimentos.   Al   ser   tragados,   los alimentos   pasan   de   la   boca   a   la   garganta   (faringe),   luego   al   esófago   y   después   al   estómago.   En   el   estómago,   los   alimentos se   mezclan   con   los   jugos   gástricos,   que   entre   otras   cosas   se   componen   de   ácido   (el   cual   es   necesario   para   digerir   las proteínas).   Este   ácido   no   daña   al   estómago   porque   el   órgano   produce   una   sustancia   mucosa   que   lo   protege   de   la   acción   del ácido   clorhidrico;   sin   embargo,   este   mucus   protector   no   es   producido   por   el   esófago,   la   faringe   o   la   boca.   Si   los   alimentos   y el ácido del estómago regresan al esófago, producirán irritación y quemaduras. Cuando    el    esófago    está    constantemente    irritado    por    el    ácido    del    estómago,    se    presentan    los    síntomas    del    reflujo gastroesofágico:   agruras   (pirosis),   tos   crónica   (que   dura   más   de   un   mes),   falta   de   aire   (a   causa   de   un   broncoespasmo), dificultad   para   tragar   (disfagia)   y   en   los   casos   más   graves,   dolor   al   tragar   (odinofagia)   o   dolor   en   el   pecho   que   se   puede extender   al   cuello   y   la   mandíbula;   este   dolor   se   debe   a   inflamación   del   esófago   (esofagitis)   y   puede   ser   fácilmente confundido con un infarto de corazón. Esta   enfermedad   debe   ser   diagnosticada   a   la   mayor   brevedad   por   un   médico,   ya   que   existe   un   riesgo   de   desarrollar   cáncer de esófago si no se recibe tratamiento oportuno. Actualmente   el   tratamiento   del   reflujo   se   basa   en   la   supresión   del   ácido   provocado   en   el   estómago.   Los   medicamentos   que han   mostrado   ser   efectivos   son   los   inhibidores   de   la   bomba   de   protones   como   el   omeprazol,   el   lansoprazol,   el   pantoprazol, el   rabeprazol   y   el   esomeprazol.   Los   síntomas   de   la   esofagitis   erosiva   característica   de   ciertos   estudios   avanzados   del   reflujo gastroesofágico   tienden   a   recurrir   en   más   del   80%   de   los   pacientes   antes   de   los   6   meses   después   de   descontinuar   la administración    de    inhibidores    de    la    bomba    de    protones.    Por    esa    razón,    puede    que    sea    necesaria    una    terapia    de mantenimiento   a   largo   plazo   con   una   dosis   completa   o   a   mitad   de   la   dosis   para   inhibir   la   recurrencia   u   otras   complicaciones de la enfermedad. Otros   medicamentos   como   los   bloqueadores   de   los   receptores   de   histamina   2   (cimetidina,   famotidina,   nizatidina,   ranitidina) y los promotílicos como la metoclopramida y la domperidona no son tan efectivos en el tratamiento de esta patología. En   episodios   de   reflujo   no   ácido,   el   tratamiento   supresor   del   ácido   no   tiene   utilidad,   se   deben   usar   promotílicos   y   algunos antidepresivos, desgraciadamente este tipo de reflujo suele tener peor respuesta al tratamiento.
Reflujo Esofágico
La   palabra   reflujo   significa   ir   en   contra   de   un   flujo,   en este    caso,    del    flujo    normal    de    los    alimentos.   Al    ser tragados,   los   alimentos   pasan   de   la   boca   a   la   garganta (faringe),   luego   al   esófago   y   después   al   estómago.   En el   estómago,   los   alimentos   se   mezclan   con   los   jugos gástricos,   que   entre   otras   cosas   se   componen   de   ácido (el   cual   es   necesario   para   digerir   las   proteínas).   Este ácido   no   daña   al   estómago   porque   el   órgano   produce una   sustancia   mucosa   que   lo   protege   de   la   acción   del ácido   clorhidrico;   sin   embargo,   este   mucus   protector   no es   producido   por   el   esófago,   la   faringe   o   la   boca.   Si   los alimentos   y   el   ácido   del   estómago   regresan   al   esófago, producirán irritación y quemaduras. Cuando   el   esófago   está   constantemente   irritado   por   el ácido    del    estómago,    se    presentan    los    síntomas    del reflujo    gastroesofágico:    agruras    (pirosis),    tos    crónica (que   dura   más   de   un   mes),   falta   de   aire   (a   causa   de   un broncoespasmo),   dificultad   para   tragar   (disfagia)   y   en los   casos   más   graves,   dolor   al   tragar   (odinofagia)   o dolor   en   el   pecho   que   se   puede   extender   al   cuello   y   la mandíbula;    este    dolor    se    debe    a    inflamación    del esófago   (esofagitis)   y   puede   ser   fácilmente   confundido con un infarto de corazón. Esta   enfermedad   debe   ser   diagnosticada   a   la   mayor brevedad   por   un   médico,   ya   que   existe   un   riesgo   de desarrollar     cáncer     de     esófago     si     no     se     recibe tratamiento oportuno. Actualmente   el   tratamiento   del   reflujo   se   basa   en   la supresión    del    ácido    provocado    en    el    estómago.    Los medicamentos   que   han   mostrado   ser   efectivos   son   los inhibidores     de     la     bomba     de     protones     como     el omeprazol,   el   lansoprazol,   el   pantoprazol,   el   rabeprazol y   el   esomeprazol.   Los   síntomas   de   la   esofagitis   erosiva característica   de   ciertos   estudios   avanzados   del   reflujo gastroesofágico   tienden   a   recurrir   en   más   del   80%   de los    pacientes    antes    de    los    6    meses    después    de descontinuar    la    administración    de    inhibidores    de    la bomba    de    protones.    Por    esa    razón,    puede    que    sea necesaria   una   terapia   de   mantenimiento   a   largo   plazo con   una   dosis   completa   o   a   mitad   de   la   dosis   para inhibir    la    recurrencia    u    otras    complicaciones    de    la enfermedad. Otros    medicamentos    como    los    bloqueadores    de    los receptores     de     histamina     2     (cimetidina,     famotidina, nizatidina,     ranitidina)     y     los     promotílicos     como     la metoclopramida   y   la   domperidona   no   son   tan   efectivos en el tratamiento de esta patología. En     episodios     de     reflujo     no     ácido,     el     tratamiento supresor    del    ácido    no    tiene    utilidad,    se    deben    usar promotílicos            y            algunos            antidepresivos, desgraciadamente   este   tipo   de   reflujo   suele   tener   peor respuesta al tratamiento.
Ir arriba
Dr. Javit Kuri Guinto - Cirujano Gastroenterólogo Hospital de Especialidades Santa Lucía Vasco Núñez de Balboa 1003 Consultorios 103 y 105, Fracc. Hornos / Acapulco, Gro. / Tel. (744) 486 6141 / Urgencias Cel. 744 174 6124
Reflujo Esofágico
Tratamiento Médico:
La   palabra   reflujo   significa   ir   en   contra   de   un   flujo,   en   este   caso,   del   flujo   normal   de   los alimentos. Al   ser   tragados,   los   alimentos   pasan   de   la   boca   a   la   garganta   (faringe),   luego al   esófago   y   después   al   estómago.   En   el   estómago,   los   alimentos   se   mezclan   con   los jugos   gástricos,   que   entre   otras   cosas   se   componen   de   ácido   (el   cual   es   necesario   para digerir   las   proteínas).   Este   ácido   no   daña   al   estómago   porque   el   órgano   produce   una sustancia   mucosa   que   lo   protege   de   la   acción   del   ácido   clorhidrico;   sin   embargo,   este mucus   protector   no   es   producido   por   el   esófago,   la   faringe   o   la   boca.   Si   los   alimentos   y el ácido del estómago regresan al esófago, producirán irritación y quemaduras. Cuando    el    esófago    está    constantemente    irritado    por    el    ácido    del    estómago,    se presentan   los   síntomas   del   reflujo   gastroesofágico:   agruras   (pirosis),   tos   crónica   (que dura   más   de   un   mes),   falta   de   aire   (a   causa   de   un   broncoespasmo),   dificultad   para tragar   (disfagia)   y   en   los   casos   más   graves,   dolor   al   tragar   (odinofagia)   o   dolor   en   el pecho   que   se   puede   extender   al   cuello   y   la   mandíbula;   este   dolor   se   debe   a   inflamación del esófago (esofagitis) y puede ser fácilmente confundido con un infarto de corazón. Esta   enfermedad   debe   ser   diagnosticada   a   la   mayor   brevedad   por   un   médico,   ya   que existe un riesgo de desarrollar cáncer de esófago si no se recibe tratamiento oportuno. Actualmente   el   tratamiento   del   reflujo   se   basa   en   la   supresión   del   ácido   provocado   en el   estómago.   Los   medicamentos   que   han   mostrado   ser   efectivos   son   los   inhibidores   de la   bomba   de   protones   como   el   omeprazol,   el   lansoprazol,   el   pantoprazol,   el   rabeprazol y    el    esomeprazol.    Los    síntomas    de    la    esofagitis    erosiva    característica    de    ciertos estudios   avanzados   del   reflujo   gastroesofágico   tienden   a   recurrir   en   más   del   80%   de los   pacientes   antes   de   los   6   meses   después   de   descontinuar   la   administración   de inhibidores   de   la   bomba   de   protones.   Por   esa   razón,   puede   que   sea   necesaria   una terapia   de   mantenimiento   a   largo   plazo   con   una   dosis   completa   o   a   mitad   de   la   dosis para inhibir la recurrencia u otras complicaciones de la enfermedad. Otros    medicamentos    como    los    bloqueadores    de    los    receptores    de    histamina    2 (cimetidina,   famotidina,   nizatidina,   ranitidina)   y   los   promotílicos   como   la   metoclopramida y la domperidona no son tan efectivos en el tratamiento de esta patología. En   episodios   de   reflujo   no   ácido,   el   tratamiento   supresor   del   ácido   no   tiene   utilidad,   se deben    usar    promotílicos    y    algunos    antidepresivos,    desgraciadamente    este    tipo    de reflujo suele tener peor respuesta al tratamiento.
Ir arriba
Dr. Javit Kuri Guinto - Cirujano Gastroenterólogo Hospital de Especialidades Santa Lucía Vasco Núñez de Balboa 1003 Consultorios 103 y 105, Fracc. Hornos / Acapulco, Gro. / Tel. (744) 486 6141 / Urgencias Cel. 744 174 6124
Dr. Javit Kuri Guinto
Gastroenterología . Cirugía General y Cirugía Laparoscópica
Hospital de Especialidades Santa Lucía . Vasco Núñez de Balboa 1003 / Cons: 103 y 105, Fracc. Hornos / Acapulco, Gro.
Cédula profesional: 1222759 / Cédula de especialidad: 3174021
Dr. Javit Kuri Guinto
Gastroenterología . Cirugía General y Cirugía Laparoscópica
Hospital de Especialidades Santa Lucía . Vasco Núñez de Balboa 1003 / Cons: 103 y 105, Fracc. Hornos / Acapulco, Gro.
Cédula profesional: 1222759 / Cédula de especialidad: 3174021
Dr. Javit Kuri Guinto
Gastroenterología . Cirugía General y Cirugía Laparoscópica
Hospital de Especialidades Santa Lucía . Vasco Núñez de Balboa 1003 / Cons: 103 y 105, Fracc. Hornos / Acapulco, Gro.
Cédula profesional: 1222759 / Cédula de especialidad: 3174021